dimecres, 16 de juliol de 2008

Gears of War 2, especial E3

Echamos nuestras primeras partidas multijugador al juego estrella de Xbox 360 para este año 2008.



El año 2006 vio nacer a Gears of War, uno de los juegos de acción más espectaculares de los últimos años, que resultó tanto un éxito de crítica como de ventas y el primer juego estrella de la consola Xbox 360, con permiso de The Elder Scrolls: Oblivion. Dos años después, el aclamado juego de Epic Games retornará este 7 de noviembre en Estados Unidos y Europa. En un evento celebrado por Microsoft hoy, horas después de su conferencia, tuvimos ocasión de probar el modo multijugador de esta segunda parte, que continúa siendo tan divertido como el título original e incluye además nuevas modalidades.

Compartir

Gears of War 2 no es una secuela rompedora, y más bien sigue una línea de evolución “tradicional”, por así decirlo. Los fundamentos del juego son los mismos que los del título original, basándose en apuntar pulsando el gatillo L y disparar con el derecho, y usar el escenario para nuestra ventaja, cubriéndonos cuando sea necesario, para recuperarnos del daño recibido por el enemigo, para evitar ser alcanzados y, también, para que no nos vean. La base sigue siendo la misma, la fórmula sigue funcionando, y se ha refinado con nuevos movimientos y nuevas armas.

Algunos de esos movimientos se han visto ya en vídeos y pudimos usarlos en la sesión de pruebas, como por ejemplo la posibilidad de usar a uno de los enemigos como escudo humano. Esto nos permite cubrirnos de los disparos enemigos, y disparar con la pistola (por desgracia, no podemos hacerlo con un arma mayor). También se han incluido numerosos movimientos para rematar a los enemigos, e incluso variedad de animaciones en las muertes de éstos, que dependerán más que nunca del arma con la que les hayamos alcanzado. De este modo podremos hacer que caigan rendidos tras recibir muchas balas, que les explote la cabeza tras un disparo certero, o partirlos por la mitad con un disparo de escopeta a bocajarro.

El primer modo multijugador que pudimos probar se llama Horda, y fue anunciado hoy, antes, en la conferencia de prensa de Microsoft, por Cliff Bleszinky, director de diseño del juego, que también estaba por la sesión de juego de Gears of War 2, aparte de otros empleados de Epic, tremendamente hábiles con el pad de Xbox 360, y pesos pesados de la compañía como Marc Rein, vicepresidente, encargado del Unreal Engine, y famoso por sus polémicas declaraciones sobre prácticamente todo. Dicho modo Horda consiste en una especie de “Survival cooperativo”, en el que hasta cinco jugadores se enfrentan a oleadas de enemigos, cada vez en mayor número y potencia.

Primero tuvimos ocasión de jugarlo junto con otro jugador, quedándonos claro que dos son insuficientes para acabar con los numerosos Locust. Más tarde, cuando lo jugamos con cinco, pudimos comprobar lo divertido que resulta este juego, un cooperativo ajeno a la historia, que consiste únicamente en disparar y sobrevivir. Los cinco jugadores son independientes entre sí, y no tienen obligación de coordinarse, pero pueden revivirse los unos a los otros por un período de tiempo limitado, y evidentemente si se coordinan mucho mejor.


Las cinco oleadas de enemigos se iban sucediendo, aumentando cada vez el nivel de dificultad, en forma de mayor número de enemigos, y mayor calibre de éstos. Lo que empezaba siendo una serie de monstruitos acompañados de un soldado estándar, acababa convertido en un pequeño ejército culminado por gigantescos enemigos equipados con un lanzallamas, y otros Locust gigantescos, con una espada y un escudo, y tremendamente letales. Este desfile de bestias a las que teníamos que abatir con todo lo que teníamos a nuestra disposición nos permitió ver otra de las novedades de Gears of War 2: Variedad en los enemigos.

Aparte del enemigo estándar que tantas veces hemos matado en el primer juego, que podía contar con diferentes armas pero que siempre se comportaba más o menos igual, pudimos ver en nuestra sesión de juego la mayor variedad de enemigos que habrá en esta segunda parte. Los monstruitos son fáciles de matar, pero hay nuevos Locust, más grandes y más potentes, como los que describimos más atrás. El que va armado con un lanzallamas no solo es enorme y duro de matar, sino muy peligroso. Si sus llamas nos alcanzan, tendremos que movernos a toda velocidad para dejar de arder, o de lo contrario nos enfrentamos a una muerte segura. Si acabamos con él, podremos quedarnos con su arma y usarla contra su bando.


Otra variedad de este enemigo es el que va armado con un escudo y una especie de arma medieval, la clásica bola con cadena, pero la primera es explosiva, y puede acabar con nosotros de inmediato. La variedad final es la que va equipada con una ametralladora, que podremos usar luego nosotros. Aparte, los enemigos estándar también han cambiado. Tienen un repertorio de armas más variado, y se comportan de manera diferente según cómo vayan equipados. Una de sus variantes es más ágil que el resto, como una especie de soldado de infiltración, y podrá saltar de un lado a otro esquivando nuestros disparos, e incluso nos pareció notar que intentaba engañarnos haciéndose el muerto. Otro enemigo es una especie de bicho pequeño, escurridizo… y con una bomba encima, que explotará cuando se acerque a nosotros. La fórmula es mantenerlo lejos y hacerlo explotar a tiros antes de que se aproxime demasiado.

Ante la variedad de enemigos, el repertorio de armas también ha aumentado. Aparte de poder usar el lanzallamas y la ametralladora, contamos con un mortero poco preciso pero muy destructivo, el arco del primer juego, que es tremendamente efectivo si lo usamos bien (su interfaz es parecido al de las granadas, simulando que lo vamos tensando) y la posibilidad de usar un escudo, disparando la pistola con la mano que nos queda libre.

Aparte del modo Horda, el más presente en el evento, hay otras opciones multijugador, como un modo competitivo en el que se hacen parejas, y grupos de dos personas compiten contra otros. En el evento podían jugar hasta cinco parejas, hasta que solo quedaba una en pie. Una especie de mezcla entre el cooperativo clásico de Gears of War, y un modo deathmatch por equipos clásico de los juegos de acción en primera persona.

A nivel gráfico, Gears of War 2 no presenta una evolución espectacular respecto al primer juego, pero sí se puede ver que los escenarios tienen mayor nivel de detalle, así como los humanos y los Locust. Los efectos de explosiones y gore siguen siendo visualmente muy impactantes, y a la solidez del motor gráfico Unreal Engine 3 se unen nuevas posibilidades como la destrucción en tiempo real de las coberturas, que no solo es un logro técnico sino que también acaba influyendo en la forma de jugar.


Aunque parecía quedar algo de trabajo en la optimización del control, que era demasiado sensible y a veces costaba apuntar, y a nivel gráfico no es un gran salto respecto al primer juego (aunque sigue siendo un título tremendamente espectacular), estos minutos con Gears of War 2 nos aseguraron que la experiencia multijugador será tan divertida como en el primer juego, considerando además que no se ha mostrado todo, sino solo una parte. Con un prometedor modo historia que todavía no hemos podido probar, y es improbable que lo hagamos hasta dentro de un tiempo, Gears of War 2 parece cumplir con matrícula de honor su papel de secuela continuista que perfecciona la fórmula del original. El 7 de noviembre estará en las tiendas.

Via : Vandal